¿Que haces cuando estás trabajando?

¿En qué piensas cuando llevas a tus niños al cole?

¿Que sientes y cuales son tus sentimientos – sencillamente cuando cocinas para los tuyos?

¿Con plena atención al trabajo que realizas o distraída por otras cosas “cotidianas” que nos gusta decir?

¿Estas al 100% consciente a lo que haces o estás pensando en los problemas que tienes que resolver, preocupándote por mil detalles y sintiéndote mal?

La mayoría del tiempo estamos con nuestra mente en dos lugares que nos encantan, el pasado o el futuro. Tan absortos por las preocupaciones, por el estrés, por los quehaceres? que estamos en todos los sitios menos en este momento único que es el presente, menos en lo que estamos haciendo en el presente.

Imagínate esta situación – “Estás hablando con una amiga sobre un proyecto que os podría beneficiar muy bien a las dos, en un momento dado te das cuenta de que no te escucha y su mente parece estar en otra parte.  Puede que al principio te indignes un poco o pienses que no le interesa lo que dices, pero no es así, sencillamente su mente se distrajo en otra cosa.

Mientras tu le comentabas sobre este proyecto tan maravilloso que tienes en tu mente, ella recordó que ayer perdió una gran oportunidad de venta y empezó a preocuparse sobre este viaje que quería realizar con el dinero de la venta. Ahora ya tendrá que sacar el dinero de sus ahorros personales algo que no le gusta hacer y… luego recordó que no le puso las zapatillas de deporte en la mochila de su hijo de 5 años que hoy tenía un partido de fútbol …  al rato recordó la pelea con su marido de ayer con respecto al destino del viaje… después empezó a decirse lo mala madre que es que siempre se le olvidan las cosas y así hasta que no le vuelves a llamar la atención, recomendándole su falta de interés en este maravilloso proyecto que tienes y del cual ella también se podría beneficiar.  

Pero como su cabeza está llena de todo menos de este instante contigo, ni se entera de la oportunidad que se le brinda, mientras en su interior lamentándose por la “mala suerte” en su vida.

Hace poco escuchando una conferencia de Enric Corbera, citando una frase de una preciosa y por mi muy recomendable película, “El Guerrero Pacífico”

Lo triste no es la muerte, lo triste es que el ser humano no sabe vivir.

El presente es lo único que tenemos y lo dejamos escapar, nuestra mente principalmente presta atención a los momentos que han pasado o están por venir. Te recomiendo muchísimo ver esta película para que aprendas sobre el poder del ahora y como el estrés, la preocupación es la señal de que estas o en el pasado o en el futuro.

https://www.youtube.com/watch?v=1kw91cVgZVg

el guerrero pacifico

Nuestra mente da tantas vueltas a las cosas y salta de un lugar a otro que en definitiva no vivimos sino recreamos situaciones pasadas que no nos gustan o nos preocupamos por el futuro creando ilusiones. Y como dice la frase de arriba, es triste, puesto que no sabemos vivir, no sabemos aprovechar este maravilloso momento que es el presente, libre del pasado y del futuro.

Tenemos esta costumbre de dar vueltas a las cosas, como si de este modo algo se solucionaría o si dejáramos de hacerlo seríamos unos irresponsables. Pero este estado de estar en el pasado o el futuro produce un resultado que no te ayuda en nada solucionar tus problemas, mas bien todo al revés.

Estar fuera del presente (y estamos la mayoría del tiempo) te produce ansiedad, estrés, depresión, preocupaciones y agobio. Realmente siempre cuando sientes alguna emoción negativa estas desviado en estos dos lugares.

Pero tranquilo, nos es tu culpa, el responsable de ello es tu mente y tus pensamientos incontrolables. Veras nuestra atención consciente es muy reducida, y la mente es parecida a un mono loco, que salta de rama en rama sin ton ni son. Por esto la sensación de que las cosas son las que te controlan, las emociones las que te dominan y al final parece que eres una víctima de un mundo donde tu no tienes poder.

Si algo de esto te pasa y te sientes atrapado por miles de preocupaciones, historias sin resolver que rondan tu cabeza y no te dejan vivir en paz, debes entender 2 cosas que te pierdes en seguir haciendo lo mismo.

1. No ayudas en nada a una situación en concreto, a tu trabajo, a tu proyecto, a ti mismo… si tu mente deambula y vuela como ella quiere.

Tanto si tus preocupaciones son sobre el futuro o vuelves a revivir situaciones dolorosas del pasado, lo único que obtienes es estrés, frustración y más preocupación. Estas emociones negativas literalmente te dejan “tonto y ciego”.

“Si pierdes la paz, pierdes la razón y la verdad.”

2. Te pierdes literalmente las infinitas posibilidades y soluciones que solo el momento presente te puede brindar.

La vida transcurre sólo en el presente. Lo reconozcamos o no la vida solo ocurre en el aquí y en el ahora, en este preciso instante y por consiguiente todo nuestro poder para cambiar y hacer las cosas de otro modo igual se encuentra en este preciso instante. Los milagros ocurren cuando estamos con plena consciencia de donde estamos, de que hacemos, de que pensamos y de que sentimos.

Igual que aquella mujer que se estaba preocupando por la venta que ayer perdió y la preocupación de cómo hará su viaje, al no estar en el presente se perdió una oportunidad de triplicar el dinero que lamentaba como perdido.

Ahora y volviendo a recordarte las preguntas de arriba, ¿tu donde estas?

¿Estás aquí consciente de lo que sientes, consciente de lo que piensas y de todos los pensamientos que ocurren en tu preciada cabeza?

De momento solo deseo que tomes consciencia de donde estas cuando trabajas, cuando realizas una actividad por muy rutinaria que sea.

Con Amor y Alegría!

Yulia, tu servidora.

Share

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Facebook Comentarios:

Deja un comentario (No comments hasta ahora)

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

No comments yet

ULTIMAS ENTRADAS

SUSCRIBETE A YOUTUBE

SEAMOS AMIGOS