¿Te encuentras en un momento de tu vida que no sabes por dónde ir?

¿Tienes que tomar ciertas decisiones, pero dudas demasiado con respecto a qué decisión tomar, y al final te quedas estancada y sin tomar ninguna?

¿Puede que tengas que tomar una decisión con respecto a tus relaciones personales, a tu negocio, o con tu familia y quieres tomar una decisión acertada?

Si este es tu caso, el artículo de hoy va dirigido expresamente para ti.

La vida es un continuo toma de decisiones. Desde cuando te despiertas por la mañana ya decides qué ropa te vas a poner, el desayuno y otras pequeñas decisiones que a lo largo del día tomamos casi de forma automática. Pero qué hacer cuando la decisión que debes tomar no es tan sencilla y es mucho más trascendental que simplemente elegir el color de las botas que te vas a poner o en qué restaurante vas a cenar hoy.

Desde pequeñas nuestras madres y padres fueron las responsables de tomar decisiones por nosotras, pero al hacernos mayores y al tener que tomar nuestras propias decisiones las cosas cambian. La presión de si la decisión será o no acertada, buena, beneficiosa o desastrosa a veces supone tanta tensión que simplemente nos quedamos allí, entre dos caminos y sin saber que hacer o por donde ir.

Sabes hace unos días a mi hija en el colegio le mandaron hacer un trabajo y que ella por sí sola tenía que decidir qué trabajo hacer. Tenía que elegir una ciudad y un tema específico de esta ciudad. La pobre no sabía por dónde empezar, qué ciudad elegir, sobre qué información hablar. Estábamos todos en casa y ella nos presenta su dilema.

Mi marido empezó a decirle que hablara sobre Moscú y sobre el frió que hace en invierno. Mi suegra le sugirió que eligiera alguna ciudad de Canadá y hablará sobre la policía montada de allí, yo le comente sobre la India … al final la pobre estaba tan mareada que la veíamos todos más confundida que antes.

Viéndola así, le sugerí que fuese ella misma quien eligiera que desea hacer, pero que su decisión no se basará en el miedo a equivocarse, o en tener que contentar a otros, que su decisión se basará en lo que ella siente que tiene que hacer y que si lo hace que lo haga libre y de corazón, o como yo les suelo decir “con amor y cariño”. Al final ella decidió escribir sobre la ciudad que más le gusta, París y sobre la torre Eiffel.

¿Quieres tomar decisiones acertadas? Pregúntate si tu decisión proviene del miedo o del amor. Nunca falla. Yulia Timofti

Claro, es una niña, y es simplemente una decisión con respeto a sus deberes del colegio. Pero realmente no es tan diferente que aquella decisión que tu debes tomar en tu vida o en tu negocio y no estas segura de como hacerlo. A continuación te daré unas pautas para que seas capaz de tomar decisiones acertadas en tu vida o tu negocio y te diré los 2 errores principales que hace que marees la perdiz.

2 Errores que cometes para no tomar decisiones acertadas en tu vida.

ERROR 1: Decisiones tomadas desde el miedo.

Como ya te comente bastantes veces, solo hay dos formas de vivir en este mundo, desde el miedo y la escasez o desde el amor y la abundancia. Esta premisa sirve como perfecto ejemplo en cómo tomar tus decisiones acertadas. Pregúntate si tu decisión viene desde el miedo a perder algo, a quedar mal con alguien, a equivocarte, a contentar a otros, desde la desesperación o tu decisión surge desde lo que en tu interior sientes, desde lo que tu sientes que eres, desde tus valores más profundos, desde la serenidad, el amor, la colaboración. Trata de tomar tus decisiones desde la premisa de lo que tu corazón dicta y siente, envuelta en la calma y serenidad de tu alma.

Si ya has recopilado mucha información que solo te marea más, si ya has preguntado, investigado miles de puntos de vista pero te es todavía más difícil tomar la decisión, tíralo todo por la borda, olvídate de todos los consejos. Busca un lugar seguro, relájate y pregúntate qué es lo que realmente deseas tu.  ¿Cual es la decisión que tu corazón te dicta?Confía en tu sabiduría interior, confía en ti – tú realmente eres la que conoces y sientes cual es la mejor decisión para tomar, solo debes confiar en ti.

ERROR 2: No tomar ninguna decisión.

Como ya te comente, al marear tanto la perdiz, al barajar tantas opciones al final no eres capaz de tomar ninguna decisión. Como no quieres equivocarte, como tienes tanto miedo – al final te quedas estancada. Pospones la decisión o esperas que alguien la tome por ti. (Algo que muchas de nosotras seguimos haciendo esperando que alguien más tome la decisión en nuestro lugar). Jamás dejes que las dudas paralicen tus acciones.

“Toma siempre todas las decisiones que necesites tomar, incluso sin tener la seguridad o certeza de que estás decidiendo correctamente.”

Paulo Coelho

Lo que tienes que entender y hacer es tomar una decisión. Sea cual sea, toma una decisión y tómala YA. No esperes a tiempos mejores, a momentos perfectos, no esperes a estar iluminada por alguien o algo, toma una decisión. Así te acostumbras a tomar decisiones, a aprender de ellas y a confiar en tu propio criterio.

Espero que este post te haya gustado y quiero que compartas conmigo, como tu tomas tus decisiones y si cometes algunos de estos 2  errores sobre los cuales te hable hoy.

Recuerda, tienes la libertad de compartir este artículo con tus amigas si solo crees que será de valor para ellas. Solo me queda decirte que yo se que tu eres Grandeza y con Plena Capacidad de tomar todas aquellas decisiones que harán que tu vida sea cada vez mejor para ti.

¡Con mucho Amor!

Yulia

Share

Tags: , , , , , , , ,

Facebook Comentarios:

Deja un comentario (No comments hasta ahora)

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

No comments yet

ULTIMAS ENTRADAS

SUSCRIBETE A YOUTUBE

SEAMOS AMIGOS